La Queen que le canta al GirlPower

Fue por las canciones de Ivy Queen que conocí lo que ahora se llama feminismo. Sus versos llenos de poder eran coreados en todas las fiestas escolares a las que asistí. Todos disfrutábamos sandunguear al ritmo de 'La caballota'.

0
392

Sin duda, esta artista estaba muy adelantada para su época. Decir: “Bailo reguetón, pero no soy chica fácil”, fue la primera declaración que conocimos muchas que, hoy por hoy, creemos en la equidad entre hombres y mujeres.

Se presenta en sus videos como una mujer capaz, segura de sí misma y llena de talento. Ella es la artista que, sobre beatspegajosos, canta rimas que redefinen lo que la sociedad ha denominado ‘sexo débil’ y derriba las creencias que se construyen sobre las mujeres que son parte del género urbano.

Se ganó los títulos de ‘La diva, ‘La potra, ‘La queen‘, ‘La mamá de los pollitos‘ y La caballota‘. Entró pisando fuerte a una industria, que, para ese entonces, era manejada por hombres que hablaban del cuerpo y la actitud sensual de las mujeres.

Ivy Queen es una puertorriqueña que inició en el hip hop; a finales de los años 90 cantaba: “Somos raperos, pero no delincuentes”. Después, cuando el reguetón llegó con toda la fuerza que lo caracteriza, La Diva entró en la onda y, con canciones como ‘Quiero saber’, ‘Quiero bailar’ y ‘Guillaera’ se convirtió en la reina del género.

Martha Ivelisse Pesante -su nombre de pila- se declara una mamá y esposa entregada, que escribe canciones en las que afirma: No soy aquella que antes lloraba, que los sueños no podía conciliar. Ahora soy otra que cree que ama, que el universo me vino a rescatar. Hablo de las veces que pensé que estaba siendo amada, pero en realidad me di cuenta que estaba siendo amada cuando llegué a ser mamá y esposa.”

En sus más de 20 años de trayectoria ha defendido al sexo femenino, ha levantado un pesado estandarte que habla sobre la subvaloración de la mujer, las injusticias que se han tejido alrededor de su figura y los estereotipos que han echado a perder el valor que todas tenemos.

Dice que se siente como una trabajadora social, pero con música de fondo. Crecer en una familia humilde le dio la visión necesaria para empezar a relatar problemas que muchas veces nos son ajenos, esta mujer comenzó con una ilusión que hoy empodera a todas aquellas que hemos tenido el valor y la fortuna de escucharla.

Su canción más escuchada en Spotify es ‘Quiero bailar’ y tiene todo el sentido, porque entre las líneas de “a mí no me importa lo que muchos digan, si muevo mi cintura de abajo para arriba, si soy de barrio o tal vez soy una chica fina, si en la discoteca te me pegas y te animas”, se lee un mantra que nos da el suficiente power para entender que somos dueñas de nuestro cuerpo, de nuestra sexualidad y de nuestras creencias.

Destacado: Pobre Diabla de Don Omar fue la primera canción de reguetón cantada por un hombre que llamó la atención de Ivy Queen, pues en ella se muestra a un hombre vulnerable que, sin necesidad de utilizar palabras ofensivas hacia la mujer, muestra su despecho.